HISTORIA

Aunque tenemos la certeza que sucedió antes de las Fallas de 1981, nadie sabe el momento exacto en el que empezó todo. Es decir, no se sabe una hora, un día , una fecha concreta. Lo que si hemos averiguado y deducido es que los datos que hemos recabado a través de nuestra investigación, nos llevan no a uno si no a varios momentos en los que algunos vecinos con sus vidas propias, de vez en cuando, exporádicamente o no, coincidían en el Bar Bahía Blanca de la calle La Eliana regentado por Jacobo Rotmistrowsky.

Allí, entre algún café, cervecita o según sea la apetencia de cada uno, se establecían tertulias de unos y otros temas. Tal vez, y decimos solo tal vez, alguien sacaría el tema de las fiestas, las fallas y todo eso. Probablemente se comentara que aquel era un barrio relativamente joven y en expansión y tal vez alguien caería en la cuenta que el Casal de falla mas cercano era el de la Comisión de falla Felipe Bellver. Pudiera ser , que tanto hablar de este tema y otros relacionados, despertara el espíritu fallero escondido entre recuerdos de Carlos Ruiz quien fue el que finalmente y ahora si de una manera directa pronunciaría una frase parecida a esta:

¿por que no creamos nosotros una Falla?

A partir de este momento histórico, y en vista de que a los presentes, Ramon Molla, Felix Olmo,Pedro Martinez, Ximo Soldevila y Jacobo Rotmistrowski nos les pareció algo imposible, comenzaron a reunirse con mas asiduidad para tratar los pormenores y estudiar los pasos que había que seguir para fundar una comisión de falla. Y todo empezó a cobrar forma, Jacobo se ofreció, cediendo el bar Bahía como primer Casal provisional, hasta que se tuviera uno propio.(para el primer año como falla constituida, ya se tendría un local alquilado, el que hoy en día conocemos).
Para aquellas primeras reuniones, ya eran muchos vecinos los que acudieron; la famila Burgos-Jurado, la familia Soldevila-Valero, las familas Navarrete y Repiso, la famlia Genoves-Olmo, la familia Marti-Molina, la familia Perez-Carceles, la famila Ruiz-Lopez, la familia Molla-Muñoz, la familia Rotmistrowski, la familia Maroto-Sabater, la familia Ruiz-Fort, Pedro Martinez, Mª Carmen Olmo, Felix Olmo,Luis Olmo y familia y la familia Rosello.
Pero antes de poder celebrar la primera reunión como falla constituida y escribir así, la primera acta, aquel grupo de vecinos se encontró con muchas dificultades. Quizás la mayor de ellas fue conseguir un demarcación propia, requisito fundamental para la aprobación por parte de Junta Central Fallera de la petición de alta como nueva comisión de falla. Para este fin, era fundamental, que nos aclaráramos con las fallas colindantes para que nos cedieran parte de sus demarcaciones y crear la nuestra. Una vez salvadas todas las vicisitudes y cumplidos y presentados todos los requisitos, solo faltaba redactar la primera acta oficial, repartirse el trabajo y emprender el viaje hacia el futuro.

Ya se tenia la confirmación de Junta Central Fallera de que pertenecíamos a la Junta Local en espera de que se aprobase el nuevo reglamento en el que pasaríamos a pertenecer a Valencia con el numero 335. Allí, en la sede de JCF, se cuñaron todas las paginas del primer libro de actas. Solo faltaba celebrar la primera junta oficial, dar a conocer la composición de la directiva, reglamento, cuotas, etc.  Todo eso sucedió el 22 de Mayo de 1981. Aquí, mostramos los originales del libro de actas donde figuran las paginas escritas de puño y letra por Joaquín Soldevilla, primer secretario de nuestra falla, de la PRIMERA ACTA OFICIAL donde se reflejaba con exactitud la constitución oficial de La Eliana-Cid como falla.

 

DATOS DE INTERÉS

– Las primeras falleras mayores: El día 26 de Mayo de 1981, quedaba nombrada como única candidata a fallera Mayor la señorita, MªJose Mateu Violero. En cuanto a la elección de Fallera Mayor Infantil,el 3 de julio hubieron cuatro candidatas, siendo finalmente elegida la niña Amparo Ruiz Fort.

– El Casal: En Junio, se alquilo un local en la calle La Eliana nº17. Su precio, 13.000 pesetas al mes. La primera junta celebrada en el nuevo local fue el día 4 de Septiembre de 1981, a la vuelta de las vacaciones de Agosto.

– Fuimos los primeros en Mislata.

  • en adornar el salón de actos del Ayuntamiento para las presentaciones.
  • en hacer Play-backs en una presentación (aunque solo hubo uno, Pedro Martinez, teñido de Rubio, con el permiso de su Capitán puesto que estaba haciendo la mili, haciendo de los Pecos)

– Los monumentos: El 11 de Septiembre de 1981 se firmó con Jose Barea, primer artista fallero oficial de nuestra comisión. El precio de las dos fallas fue de 300.000 pesetas. La infantil la realizaría uno de sus aprendices, por lo que en ambas firmas debería figurar el nombre de Jopse Barea.

 

LA PRIMERA CREMÀ NO FUE OFICIAL

Nuestros futuros fundadores, en sus primeras reuniones que tuvieran lugar antes de las fallas de 1981, cuando solo eran vecinos y amigos del barrio, tuvieron que trazar una estrategia de trabajo para poder constituirse como falla puesto que como tal no se tenia ninguna experiencia . En vista de que en estas cuestiones el que mas conocimientos tenia era Carlos Ruiz, y a fin de cuentas fue el instigador de la idea de crear una falla, se le propuso para futuro presidente.
Para poder obtener la información necesaria de como funciona una comisión de falla por dentro, se barajaron varias posibilidades. La mas acertada, dado los resultados actuales, fue la de acudir a la falla L’ Olivereta quien a través de algunas amistades comunes, tuvieron la deferencia de permitirles a nuestros primeros aventureros estar presentes en algunas de sus juntas. También se tuvo acceso a sus libros de actas, de cuentas etc. Hoy, 25 años después queremos agradecer a esta comisión de falla L`Olivereta el que nos abrieran sus puertas y sus…libros que de tanta utilidad fueron para los primeros pasos de nuestra comisión.
De todas maneras, a pesar de la rapidez con que se estaba haciendo todo, era imposible llegar a tiempo como falla legalmente constituida a las fiestas falleras de aquel año 1981. Así que, dado que había tanto ambiente pro-fallas y ya se habían habituado a reunirse, cuando llegaron aquellas históricas fallas de 1981, la gente se fue de fiesta de casal en casal por las fallas vecinas, amigas o conocidas por unos y por otros. Con tanta visita a las demás fallas, las ganas de tener falla propia eran tales, que al volver al barrio, sentían que en el cruce de calles faltaba algo. En aquel mismo 19 de Marzo de 1981, como si de un ataque colectivo se tratara, se dio honor a ese dicho tan nuestro valenciano; “PENSAT Y FET”.
Con algunos elementos, cartones, cajas y una maleta vieja que proporciono Francisco Genovés, se dio forma a una improvisadísima falla. Pero no seria una falla cualquiera, si no que seria la “chapuza” mas maravillosa del mundo. ¡Que genialidad!, era tan grande ya el espíritu de un futuro en común como falleros, que aquel montón de papel y cartón con forma de barco, lucia en lo alto del mástil una leyenda que decía;
“Navegando hacia el futuro”

(Extraído del libro del 25 Aniversario)